Hoy en día parece que si siendo mujer no llegas a tener un orgasmo algo va mal. Y para salvar tu autoestima femenino, tu falta de orgasmos u orgasmos frustrados porque has tardado ´´demasiado´´ llega el famoso SATISFYER.

El clítoris tiene alrededor de 8000 terminaciones nerviosas. Es la zona más sensible de nuestro cuerpo. A veces, al no recibir el estímulo adecuado, no siente mucho, o hasta se siente molesto o, por el contario, en cuestión de segundos llega el orgasmo, esa explosión de placer que tanto nos gusta. El juguete del que hablo está diseñado para estimular justo esta zona.

Todo lo que usas de manera continuada a largo plazo perjudica tu placer sexual.

Pero cuidado. Lo mismo que pasa con el vibrador, el succionador, el chorro de la ducha pasa con el satisfier. Todo lo que usas de manera continuada a largo plazo perjudica tu placer sexual.

Ahora te cuento el por qué. El orgasmo sucede en el cerebro. Si tu cerebro siempre recibe la información por la misma vía neuronal (en el caso de satisfyer -tu clítoris), no va a reaccionar a estímulos menos intensos. O por lo menos no para crear la sensación de orgasmo, que, por cierto, es muy subjetiva y cada mujer la experimenta de manera distinta. Por eso, igual ni percibes el interior de tu vagina, ni la vulva, a pesar de que tenga muchas terminaciones nerviosas. Claro, como el estímulo es mucho más pequeño, el placer también se siente de manera menos intensa o nula.

Cuando me olvidé de mi clítoris, empezé a experimentar orgasmos vaginales

¿Sabéis cuando empecé a tener orgasmos vaginales sin ni siquiera buscarlos? Cuando me olvidé de mi clítoris. Cuando mi amante me estimulaba la vulva, los labios y todo el cuerpo sensibilizándolo y preparándolo para la dosis máxima de placer que ocurría en mi punto G. Eso (aparte de las pruebas científicas) fue una prueba infalible que el placer más intenso y el orgasmo vaginal suceden al redirigir los estímulos y con ellos las vías neuronales . Observa que pasa si dejas tu clítoris descansar un poco.

Al principio puede ser frustrante porque si estás acostumbrada a estimularte o ser estimulada clitorialmente, es posible que otro tipo de caricias no te van a decir mucho. Pero no te rindas. Empieza a sensibilizar tu vagina. Puedes hacer ejercicios de Kegel, hacerte con un huevo de jade y sobre todo sentir tu vagina a diario. Coge un espejo y mira tú vulva. Observa que sensaciones aparecen, que sientes al ver tus genitales.

Al principio, si nunca has tenido un orgasmo vaginal, puedes intentar estimular tu clítoris con el pene o el dildo/masajeador vaginal para, poco a poco, ir dejando el clítoris de lado y activando otras vías neuronales para que la señal que llegue a tu cerebro vaya desde tu punto (zona) G y no el clítoris.

No quiero que te obsesiones ahora con llegar a tener los orgasmos vaginales, porque lo que importa es que te conozcas y que descubras nuevas maneras de gozarte, con o sin el orgasmo. ¿ Ahora entiendes por qué ni el Satisfyer, ni el chorro de ducha, ni tampoco un vibrador te están haciendo ningún favor?

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.