¿Has pensado alguna vez que el porno te puede perjudicar a largo plazo?

¿Cuándo fue la primera vez que te masturbaste? ¿A los 13, 14 años? Quizás ésa primera (consciente) experiencia sexual fue acompañada por unas imágenes de revistas o películas porno…

¿Desde entonces cual ha sido el patrón de tus sesiones eróticas en solitario? Para muchos hombres (y algunas mujeres), educadxs con el porno, la masturbación siempre ha tenido que ser acompañada por las imágenes pornográficas.

Eso les ha llevado a correrse siempre de la misma manera

Eso no solo les ha impedido a excitarse solo con el uso de la imaginación o, lo que sería ideal, sintiendo todos los matices de sensaciones mientras se acariciaran. Les ha llevado a correrse siempre de la misma manera, con el mismo estímulo, insensibilizando sus penes y el resto del cuerpo.

Lo mismo que pasa a las mujeres si siempre se corren con un satisfyer o con un chorro de agua o la misma estimulación oral… les resultará más difícil disfrutar (y menos aún tener un orgasmo) con otros tipos de caricias.

Mujer frustrada

Volviendo a los hombres… éste patrón de estímulo con el porno también ha hecho mucho daño a las relaciones sexuales de pareja. El hombre educado a base de unas imágenes que poco tienen que ver con la vida real, piensa que, si recrea lo que ve, debería excitar a su pareja. Y si a la pareja le falta el asertividad, y no dice nada para no herir sus sentimientos… siguen en un bucle de la insatisfacción por parte de ella, y autolimitación por parte de él, sin llegar a otros niveles de placer.

El peligro de compararse

Existe otro peligro en el porno. El de compararse. Ves algo en la pantalla que lleva detrás horas de preparación, muchos cortepegas y a ti te llega el resultado final de un tío que mantiene el pene empalmado durante horas. O de las chicas, que sin ninguna estimulación previa, están listas a tener un coito vaginal u anal. Lo comparas con el cuerpo que tienes, con tu ejecución en la cama, con el cuerpo de tu pareja, con el hecho de que es ´´tan exigente´´ para estar preparada para la penetración y te vienes para abajo.

Entonces… si eres uno de los que no está contento con su vida sexual, además, algo enganchado al porno, te recomiendo que veas el ´´the making of´´para éstas películas, para desmontar las ideas que tienes. O no, igual ya lo tienes más que asumido y lo estás viendo por lo que es -una ficción.

Os invito ir poco a poco haciendo ayunos del porno,

Así que señores… Os invito ir poco a poco haciendo ayunos del porno, buscando diferentes maneras de masturbaros y más que masturbaros, tocaros, acariciaros, sensibilizar todo vuestro cuerpo que es una fuente de placer inagotable. Dejad el glande con su frenillo, que es la parte más sensible del pene, para el final. Y si os apetece ir retrasando la eyaculación, os aseguro, que sus amantes se lo agradecerán enormemente. Y vosotros también, notaréis como en cada sesión el placer va en aumento. Y si queréis dar un pasito más y justo antes de eyacular, presionar el grande debajo del orificio de la uretra o en el periné, respirando muy lentamente, igual podéis llegar a la no-eyaculación y eso ya es la bomba. ¿Os imagináis poder durar horas?

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.